¡Una escritura… por favor!

Para tramitar un Aviso de Obra para un Consorcio, se exige presentar una copia del título de propiedad de una de sus unidades funcionales. Una misión imposible.

No sé si a Ustedes les ha pasado, pero pedir una fotocopia de la escritura a alguno de los copropietarios de un Consorcio para gestionar un Aviso de Obra, es una misión difícil o a veces imposible. Por supuesto, nadie quiere entregar una copia de un documento que le es tan valioso, ni tampoco, sentirse a cargo o responsable de la obra.

En realidad, el que entrega la fotocopia del título de su propiedad es tan responsable como el resto de sus vecinos, por más que sea a su nombre que se gestione el Aviso de Obra (y sólo figure él en la tarjeta). Son todos los consorcistas solidariamente responsables, aunque sólo él sea quien firme el pedido de Aviso de Obra.

Pero en general, nadie quiere entregar la copia del título de propiedad de su vivienda, por lo menos, no de buena gana. Y tiene razón.

Veamos, el administrador del Consorcio está habilitado para contratar servicios, firmar compromisos, recaudar y pagar. Es el apoderado legal del edificio.

¿Por qué el apoderado legal del edificio no puede por su propia cuenta, solicitar un Aviso de Obra, sin necesidad de contar con una copia de una escritura de un consorcista?

Con sólo presentar una copia del Reglamento de Copropiedad, la copia del Acta del Libro de Asambleas donde conste su designación (si hace falta, su rúbrica), una fotocopia de su D.N.I. y su firma (si quieren más, certificada), tendría que ser más que suficiente para cualquiera (incluso para la Municipalidad). Y, con toda esta documentación, un gestor se ocuparía de la tramitación.

Personalmente, conozco casos de obras necesarias, que aún siendo aprobadas por Asamblea, no pueden realizarse ya que ningún consorcista acepta entregar la copia de su escritura.

No hay dudas que la Ley Nº 160 (en su Art. 2º, BOCBA 668, Publicada el 08/04/1998) exige para ciertos trabajos obtener un Aviso de Obra. Pero, ¿por qué no hacerlo más fácil? Que se pueda ocupar el administrador del Consorcio, que para eso cobra sus honorarios (es cierto, a veces más que magros), que estar exigiendo una Misión Imposible.


Arq. E. F. Peralta

Matrícula CPAU: 26.224

Prohibida la reproducción total o parcial del presente artículo sin autorización expresa del autor.